¿Estás al día con la limpieza de tu colchón?

La higiene de tu cama es un factor fundamental a la hora de conciliar el sueño y mantener una calidad de vida alta. Aunque muchas veces creamos que con cambiar las sábanas y la ropa de cama es suficiente, estamos dejando de lado la limpieza del elemento más importante: el colchón.

Por eso, hoy os hemos recopilado algunos de los mejores consejos para mantener tu cama limpia y evitar acumulaciones de polvo y malos olores. ¡Sigue leyendo para descubrirlos!

El estado de tu colchón

Contar con un colchón nuevo favorecerá no solo al mantenimiento de este, sino que también tendrá un impacto en la calidad del sueño. Por ello, es muy importante que te mantengas informado sobre el estado de tu colchón para reemplazarlo cuando sea necesario.

La vida útil de un colchón ronda entre los 8 y los 10 años, por lo que conservarlo por más de este tiempo puede provocar deformidades en la forma de este o acumulación de polvo, ácaros u otros elementos que perjudiquen nuestro descanso.

Si tu colchón supera esta edad, puedes visitar nuestra tienda para hacerte con cualquiera de nuestros productos que se adapte a tus necesidades.

El mantenimiento diario de tu colchón, una de las claves principales

Como ya sabréis, la higiene de tu colchón es fruto de los hábitos diarios. Este mantenimiento generará un impacto positivo en tu sueño y te facilitará las labores de limpieza y desinfección posteriores.

Ventilar la habitación, sacudir las sábanas y la almohada y cambiarlas con periodicidad son algunas de las acciones que debes de llevar a cabo con alta frecuencia. Además, puedes aspirar semanalmente la superficie del colchón para evitar la acumulación de polvo y ácaros.

La limpieza a fondo de tu colchón

Los expertos recomiendan realizar una limpieza y desinfección total cada, aproximadamente, seis meses. El objetivo de esta es eliminar las manchas fruto del sudor, humedad o acumulación de polvo y eliminar los posibles malos olores que estos provocan.

Para llevar a cabo una limpieza eficaz puedes utilizar algunos de los siguientes productos:

Limpieza de manchas

El primer paso en la limpieza del colchón es eliminar las manchas provocadas por sudor, acumulación de polvo u orina. Para ello, productos como el limón mezclado con agua, el vinagre o el detergente obtienen muy buenos resultados con cualquier tipo de mancha.

Eliminar los olores

Una de las causas de limpieza de colchón más recurrentes es la aparición de malos olores en tu colchón, fruto de la aparición de bacterias y gérmenes en él.

La mejor solución para luchar contra estos malos olores es la aplicación de bicarbonato de sodio sobre la superficie del colchón, ya que este absorbe la humedad y actúa contra las bacterias y gérmenes.

Ahora que conocéis todos los secretos para mantener en buen estado tu colchón empieza a aplicarlo sobre cualquiera de nuestros productos Kleitrman para maximizar tu descanso.

Comparte esta historia