HISTORIA DEL COLCHÓN

Y la historia de los colchones Kleitman

El tiempo es uno de los intangibles de más valor en la vida de un ser humano, en cambio desconocemos cuanto tiempo le dedicamos a las tareas rutinarias y a nuestros hábitos. Si supieras que vas a pasar 25 años de tu vida en un mismo lugar, ¿cómo te gustaría que fuese? Pues ese cuarto de siglo es lo que pasa, de media, un ser humano como tú durmiendo sobre un colchón.

En este tránsito del día a día descansamos y recuperamos nuestro cuerpo y mente, nos preparamos para afrontar una nueva jornada en plena forma y con agilidad mental. A no ser que hayas hecho una mala elección de colchón, en ese caso puedes padecer falta de sueño, pérdida de concentración o una disminución de rendimiento físico. Para aprovechar al máximo todos estos años que pasamos durmiendo, merece la pena invertir unos minutos a conocer un poco más sobre la historia del colchón y como Kleitman será especialista en descanso.

El origen del colchón

Todo empezó con la búsqueda del calor a la hora de conciliar el sueño. Nuestros antepasados dormían juntos en el suelo para darse calor, poco a poco fueron incorporando materiales a su alrededor para no estar en contacto con el frío y la dureza del suelo. Estos “colchones” de hojas, paja, plumas o pieles de animales fueron el inicio de una mejora en el estilo de vida.

Los egipcios fueron un pasó más allá y elevaron del suelo estos materiales, creado así una especie de camas con colchones que además del frío los protegía de las plagas.

En el imperio romano empleaban los mismos materiales, pero creaban los colchones rellenando sacos que ponían sobre sus camas. Los materiales del saco fueron evolucionando y en la edad media empleaban diferentes tejidos para “hacer la cama”.

El colchón más popular

Hasta el siglo XX, los colchones más populares fueron los de lana, que llegaron con las Cruzadas al adoptar los europeos algunas costumbres árabes, como lo era dormir sobre cojines. Fue entonces cuando nació la profesión del colchonero, que se encargaba de viajar por los pueblos haciendo mantenimiento de los colchones más caseros.

En los años 50 se popularizaron los colchones rellenos de trozos de espuma, en los 60 se comercializaron sin demasiado éxito los de látex y en los 70 arrasaron los colchones de muelles. Actualmente hay colchones de todo tipo de materiales como bultex, airvex,eliocel, viscoelástica, stylex, látex, muelles, etc. Y colchones de materiales premium como Biosense Biosoja, Supracell Visco, Supracell Spring, Energex, Coolflowair, Coolgraph y combinaciones con hilos de Ceramicwell.

Nathaniel Kleitman conoce el buen descanso

Seguramente ya conozcas la historia de Kleitman, el famoso fisiólogo que revolucionó y mejoró el descanso de muchas personas con sus experimentos e investigaciones. A lo largo de su trayectoria estableció algunos condicionantes que facilitarían un buen descanso, como factores de luz, temperatura, o características del colchón. Muchos de estos factores como la temperatura, ángulo de inclinación o sensación de aislamiento, podemos conseguirlas mediante los materiales y composición de nuestro colchón. Cada persona necesita un descanso adaptado a su estilo de vida, por eso desde Kleitman, hemos creado diferentes tipos de productos que se amoldan a las preferencias y necesidades de quien quiera disfrutar de un descanso personalizado pues más de un tercio de la vida de un ser humano recae sobre un colchón, por lo que la influencia que este tiene sobre la salud y la calidad de vida cobra un papel protagonista.

Todos los hoteles conocen a Kleitman

Los hoteles suelen destacar por tener colchones de primera calidad y hacer que sus huéspedes duerman como en una nube. El sector hotelero conoce las técnicas que empleaba Kleitman para el buen descanso y las pone a tu alcance en sus habitaciones. Actualmente todos podemos poner a Kleitman en nuestras vidas y dormir en nuestro hogar como en un hotel ya que en Kleitman creemos en la personalización del sueño y nos esforzamos por cubrir las necesidades de cada persona.

Para dormir como en una nube o como en un hotel, para descansar y recuperarte además de dormir, puedes ponerte en contacto con nosotros y confiar en Kleitman como tu aliado para el buen descanso.

Comparte esta historia